En el mundo de los negocios y las transacciones económicas, la emisión de facturas es una práctica fundamental para el registro y control de las operaciones comerciales. Pero surge una pregunta común: ¿Puede un particular hacer una factura? La respuesta es sí, pero con ciertas condiciones y consideraciones importantes que deben tenerse en cuenta. En este artículo, exploraremos en detalle cómo un particular puede emitir una factura, qué requisitos legales debe cumplir y qué beneficios y desafíos conlleva esta práctica.

¿Qué es una factura y por qué es importante?

Una factura es un documento que refleja una transacción comercial, especificando los bienes o servicios vendidos, el precio acordado y los impuestos aplicables. Es fundamental tanto para el vendedor como para el comprador, ya que sirve como prueba de la transacción, facilita la contabilidad y es esencial para el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

¿Quién puede emitir una factura?

Tradicionalmente, la emisión de facturas ha sido una prerrogativa de las empresas y profesionales autónomos. Sin embargo, en algunos casos, un particular que no está dado de alta como autónomo o que no tiene una empresa constituida puede necesitar emitir una factura. Esto puede ocurrir en situaciones como la prestación de un servicio puntual o la realización de un trabajo específico.

Requisitos para que un particular emita una factura

Uno de los aspectos cruciales que deben tener en cuenta los particulares que deseen emitir una factura es la naturaleza esporádica de la actividad.

Para que una actividad sea considerada esporádica y así poder emitir facturas sin complicaciones, deben cumplirse ciertos criterios:

  1. No habitualidad: La actividad no debe realizarse de manera regular o continua. Esto significa que no se deben emitir facturas de manera recurrente por el mismo concepto.
  2. Ingreso secundario: Las ganancias obtenidas a través de esta actividad no deben constituir la principal fuente de ingresos del particular. Es decir, debe ser un ingreso adicional y no el principal sustento económico.
  3. Limitación en el tiempo y cantidad: La actividad debe estar limitada tanto en el tiempo (no realizarse constantemente) como en la cantidad de ingresos generados. Si la actividad genera ingresos significativos o se realiza con frecuencia, ya no puede considerarse esporádica.

Facturación sin ser Autónomo: Pasos y Obligaciones

1. Registro en Hacienda

Para comenzar a facturar sin ser autónomo, debes registrarte en Hacienda utilizando el modelo 036 o el modelo 037. Es esencial completar este paso para cumplir con las obligaciones fiscales y declarar los ingresos obtenidos por tus actividades.

2. Cumplimiento de Obligaciones Fiscales

Aunque no seas autónomo, debes aplicar impuestos a tus facturas y declarar los ingresos correspondientes. Es importante incluir el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) si corresponde a tu actividad y calcular el porcentaje adecuado de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Estos impuestos deben ser declarados trimestral y anualmente mediante los modelos 303 (IVA) y 130 (IRPF), respectivamente.

3. No Dejar de Cumplir con las Obligaciones Fiscales

Es crucial recordar que, aunque no seas autónomo, debes cumplir con tus obligaciones fiscales. Tus clientes declararán las facturas a Hacienda, lo que significa que la agencia cruzará los datos para verificar que los impuestos se han aplicado correctamente. No pagar los impuestos correspondientes puede resultar en sanciones económicas y problemas legales.

4. Darse de Baja al Finalizar la Actividad

Una vez que hayas concluido tus actividades de facturación, es importante darte de baja en Hacienda utilizando los mismos modelos que empleaste para el alta (modelo 036 o modelo 037). Esto asegura que tu situación fiscal quede correctamente cerrada y evita posibles inconvenientes futuros.

Importancia del Registro y Cumplimiento

Es fundamental comprender que no puedes evitar registrarte en Hacienda si deseas facturar legalmente. El alta en Hacienda no tiene coste y es un paso necesario para cumplir con tus obligaciones fiscales. Además, es imprescindible declarar los ingresos obtenidos trimestralmente y cumplir con los impuestos correspondientes para evitar problemas con la agencia tributaria.

No caigas en la tentación de no pagar impuestos, ya que Hacienda tiene la capacidad de identificar fácilmente las transacciones realizadas. Al finalizar tus actividades de facturación, asegúrate de darte de baja correctamente en Hacienda para cerrar tu situación fiscal de manera adecuada.

CEO de Lexterloi. Directora Laboral y Fiscal en Lexterloi | 629 649 471 | sara.alvaro@lexterloi.es | Web | + posts

Graduada Social por la UCM
Técnico superior en Administración fiscal y Máster en Dirección financiera
Directora Laboral y Fiscal de Lexterloi



Contáctenos

Oficinas Alcorcón

Avd. Olímpico Fco. Fdez. Ochoa, 18, 1º planta, oficina 6 (Alcorcón)

Oficinas Madrid
Avda. Brasil, 29 (Madrid)

lexterloi@lexterloi.es

+34 916 444 590

+34 658 15 73 00

Pídanos presupuesto / Consulta gratuita**

Rellena el siguiente formulario para solicitarnos presupuesto y realizarnos una consulta gratuita.
** Sólo válido para consultas online bajo la forma del siguiente formulario, en 24 horas recibirá una respuesta a su consulta. A continuación podrá solicitar una cita para asistir con el departamento Jurídico.